|

Día del Mundo Unido por la Vida 2019


Eventos


foto de Día del Mundo Unido por la Vida 2019

La comunidad milagreña celebró con mucha alegría el Día del Mundo Unido de la Vida, que tuvo lugar este 8 de septiembre. Jardines de Esperanza se une a este homenaje que se realiza en varios países del mundo con el fin de celebrar la vida quienes caminan con nosotros y recordar a nuestros familiares que ya partieron.

La jornada comenzó con la animada participación de las familias en los juegos tradicionales que se ubicaron en el Parque recordatorio de Milagro. Asistentes de todas las edades saltaron la cuerda recordando con mucho entusiasmo sus momentos de infancia. Así mismo, padres junto a sus hijos elaboraron su propia cometa para luego elevarla al cielo, reviviendo de esta manera una divertida tradición.

Uno de los juegos que más llamó la atención de los pequeños fue la olla encantada. Esta actividad consiste en romper con los ojos vendados una vasija de barro que está rellena de dulces.

En esta conmemoración hubo un espacio importante para apreciar el arte. Los jóvenes de la Banda musical Contrapunto de la Universidad Estatal de Milagro animaron el homenaje con alegres canciones que fueron coreadas por los asistentes. De la misma manera, el grupo de Coro polifónico sorprendió a la audiencia con la interpretación de varias canciones utilizando únicamente sus voces, sin ningún instrumento musical. Por otro lado, la agrupación teatral Gatus, de la misma universidad, presentó una obra en la que buscaban concientizar sobre la violencia y la importancia de la defensa de la vida.

Al final de esta jornada, Verónica Vega, Gerente propietaria de la Voz de Milagro, compartió una hermosa reflexión en la que invitaba a aprovechar la vida para compartir con nuestros seres queridos y a aprender a perdonar los errores del pasado.

Dácirys Carillo, Gerente General de Jardines de Esperanza Milagro, dirigió la ceremonia de conclusión en la que motivaba a cuidar la familia y soltar aquello que había que perdonar, mientras se elevaban globos al cielo como símbolo de dejar ir aquello que nos lastima. Las familias aprovecharon este emotivo momento para abrazarse y perdonarse.